Híbridas o Nativas. ¿Qué camino tomar?

Uno de las clásicos cuestionamientos al momento de comenzar a desarrollar aplicaciones móviles, es qué modelo, tecnología y lenguaje de programación se usará.
Creemos que todo tiene un planeamiento y si pensáramos construir una mesa de centro, seguramente no empezaríamos con la pregunta: “¿Lo construimos de cartón o de cemento?”, primero un especialista se hace cargo del proyecto partiendo de la utilidad, quiénes la van a usar, su entorno y demás.
No existe una respuesta única cuando hablamos de tecnologías, dependerá de los recursos económicos, los conocimientos previos, la arquitectura general del app, así como detalles que no tienen nada que ver con la programación como: intereses, pasiones, acuerdos internos, etc.

Hemos tenido el agrado de trabajar con los dos modelos y esta es nuestra perspectiva

Las apps híbridas se construyen de manera similar a las páginas  web, con una combinación de HTML5, CSS y JavaScript. Sin embargo, en lugar de verse en un navegador móvil (como se vería una web normal) éstas aplicaciones web se conciben para usarse a través de un WebView, es decir, un navegador integrado dentro de una aplicación nativa.  De esta forma la mayor parte de la información se carga a medida que el usuario navega a través del app.
Este desarrollo híbrido permite, por un lado, hacer uso de algunas funciones de hardware del dispositivo móvil, como la cámara, los contactos o la geolocalización que son funciones que a menudo tienen restringido el acceso desde navegadores móviles.
Recuerda que Apple es super minucioso y revisará (y con suerte) aprobará la aplicación para su distribución en el App Store. Siempre que se cumplan las guidelines de usabilidad y funcionalidad todo bien.
Apple siempre fomenta el desarrollo de aplicaciones nativas en iOS, por lo que son mucho más exigentes con el UX cuando se trata de aplicaciones híbridas. Sin embargo, en Google Play no existe nada de eso.
El inconveniente es la experiencia de usuario, un factor clave en el éxito de un proyecto. La velocidad de carga es mucho más lenta que una nativa. Al ser contenido web también se ve afectado el tiempo de respuesta durante la navegación a través de la app y la usabilidad que puede ofrecer un único diseño de interfaz.

Recomendamos esta opción cuando la app vaya dirigida a proyectos relacionados con noticias, medios y distribución de contenido, en los que el usuario está mas acostumbrado a “esperar” para obtener el contenido, proyectos de uso corporativo o para un segmento de usuarios muy leales a la marca.

Y a diferencia las apps nativas se desarrollan en el lenguaje nativo de cada sistema operativo (Objetive C o Swift para iOS y Java para Android). Es un modelo dependiente 100% y las Apps no son portables osea hay que desarrollar una por plataforma.
Lo que si, garantiza la mejor experiencia de usuario posible, con pleno acceso e integración con las funciones de hardware del dispositivo y APIs nativas, tiempos de respuesta más cortos y utilidad plena sin conexión.
En otras palabras, la inversión original puede ser mayor (¡y lo es!), pero una compañía y/o emprendimiento ahorrará tiempo y dinero a largo plazo.
Cuando se anteponga la calidad y experiencia de usuario frente a la inversión y tiempo de desarrollo, no tengas dudas que esta es la opción para cristalizar tu idea.

Tal como comenzamos el artículo, no existe una posición única pero en virtud de nuestra experiencia, una primera aproximación razonable es comenzar con los modelos híbridos, ya que brindan un buen nivel aceptable de calidad a un costo sensiblemente menor.

1_lQQA9XQBNqL6AFJ-ALTCoQ-1